El nacimiento del Plan de Capacitación por Extensión de la Federación Alianza Evangélica Costarricense se dio como respuesta a tres situaciones concretas de la iglesia de nuestro país:

  • En primer lugar, nace como una respuesta ante la realidad de que un 80% de los pastores y líderes de nuestras iglesias evangélicas no contaban con estudios formales en Biblia y Teología.
  • En segundo lugar, la realidad evangélica nacional nos muestra una iglesia en expansión y crecimiento, muchas de las iglesias no pertenecen a una denominación que cuente con un Instituto Bíblico o Seminario dentro de sus organizaciones. Es precisamente a estos pastores y líderes de estas iglesias a quienes, de una manera primaria, está dirigido el Plan de Capacitación por Extensión, sin incluir a aquellos pastores y líderes que, aún perteneciendo a organizaciones que cuentan con sus propios centros de capacitación, encuentran en el Plan de Capacitación una alternativa viable para su formación ministerial.
  • En tercer lugar, los recursos económicos de un gran sector que conforma el liderazgo nacional, alcanzan a penas para sostener las familias pastorales y no necesariamente para que el pastor se capacite en aspectos Bíblicos-Teológicos.

Es así, ante estas tres realidades, que nació como una respuesta inmediata la creación del Plan de Capacitación por Extensión, programa que empezó a funcionar a partir del año 2001 con la apertura de las cuatro primeras sedes en San José, Alajuela, Heredia y Parrita.

Hoy, 21 años después de su creación, podemos decir que el proyecto está consolidado y el fruto de todos estos años de trabajo es abundante. A lo largo de estos 20 años de existencia del Plan de Capacitación, se han abierto un promedio de 100 sedes. La apertura de estas sedes a lo largo y ancho de la geografía del territorio nacional, de Nicoya a Pérez Zeledón, de Parrita en el Pacífico Sur a Limón en la Costa Atlántica, es una muestra evidente no solo de la aceptación del Plan por parte del liderazgo de la iglesia, sino también de la eficacia y pertinencia del mismo.

Más de 1200 estudiantes han obtenido su Diplomado en Biblia y Ministerio Pastoral en las 17 graduaciones que se han realizado hasta la fecha.

Reconocimiento

Al cabo de estos 21 años, es justo reconocer el esfuerzo hecho por la Federación Alianza Evangélica Costarricense en no solo idear y poner en marcha el Plan, sino también en su perseverancia al mantenerlo vigente a lo largo de estos años.

El éxito del Plan de Capacitación no hubiese sido posible sin la participación de varios actores, los cuales es justo mencionar:

  • Los cientos de estudiantes quienes a lo largo del período de estudios han dado su máximo esfuerzo para alcanzar la meta de graduarse, invirtiendo tiempo y recursos; sacrificando horas de sueño, tiempo con sus familias, y aun tiempo de sus tareas ministeriales para lograr alcanzar la meta de ser obreros mejor preparados para servir en la obra de Dios.
  • El cuerpo de profesores que componen la facultad, tanto los actuales como aquellos que en el pasado dieron su colaboración, quienes de una manera abnegada han compartido sus conocimientos y experiencia con los estudiantes que han tenido bajo su tutela.
  • Los miembros de la actual y anteriores Juntas Directivas, quienes supieron discernir los tiempos y estar atentos a la voz de Dios para implementar esta alternativa de formación ministerial en beneficio de cientos de pastores y líderes que urgían de capacitación ministerial para ser más efectivos en sus ministerios sirviendo a Dios y a la Iglesia.
  • El personal de oficina de la Federación, tanto los administrativos como los que componen el área ministerial y, especialmente, aquellos que tienen que ver con la coordinación y ejecución del Plan de Capacitación, todos y cada uno de ellos, con su trabajo, han hecho posible la buena marcha del programa.
  • Merecen una mención especial las iglesias locales y sus pastores a lo largo y ancho de todo el territorio nacional, que han brindado sus instalaciones de una manera desinteresada para usarlas como sedes de estudio donde, mes a mes, sus templos se convirtieron en recintos de conocimiento y formación.

Lo que comenzó como un gran desafío, hoy arroja una grata realidad: la abismal brecha que existía años atrás entre pastores y líderes que servían en las iglesias con la debida preparación ministerial y los que, aún si tenerla, estaban activos en el ministerio, cada vez se cierra más. Y la obra continuará, porque el Plan de Capacitación nació con la intención de llegar a esos pastores y líderes en todo el territorio nacional para llevarles una debida preparación ministerial.

Graduación tras graduación, el Plan de Capacitación le devuelve a las iglesias y ministerios del país, pastores y líderes mejor preparados para cumplir con eficiencia el ministerio que Dios les ha encomendado realizar.

En sus 21 años de estar operando, el Plan de Capacitación por Extensión de la FAEC ha graduado a más de mil estudiantes.